Cabecera

Cabecera

lunes, 17 de junio de 2013

Club de lectura

Hoy nos reunimos por penúltima vez (de última, nada), pero nos veremos prontito. Hemos disfrutado todos con las lecturas que se han ido seleccionando y con el intercambio de conclusiones sobre autores y obras.
Os dejo aquí algunas de las opiniones de nuestros compañeros.

El club, como sabéis, ha sido coordinado por Eugenio Fuentes, quien nos cuenta en estas palabras lo que ha supuesto para él:

"Para mí ha sido un aprendizaje y un placer compartir este grupo de lectura con todos vosotros. Todos comenzamos sin ninguna experiencia y no sabíamos hasta dónde llegaríamos, pero ahora sí podemos afirmar, con Cavafis, que el camino ha sido lo importante. Al terminar cada sesión de lectura éramos un poco más felices y sabíamos un poco más que antes de comenzar, enriquecidos por los comentarios sobre el libro de todos los miembros del grupo, cada uno con su experiencia previa, sus criterios y sus gustos.
Sería estupendo continuar el próximo curso".

Mª Ángeles nos ha contado que agradece la labor realizada en el Club de Lectura y sobre todo las aportaciones enriquecedoras de Eugenio, por contar con un profesional de su experiencia.
"Ha sido muy buena la motivación que ha despertado en mí, porque el unico objetivo siempre ha sido disfrutar de la lectura y ahora me detengo y leo analizando más su contenido".


Por su parte, Ángela nos dice que no quiere desaprovechar esta magnífica oportunidad de dejar reflejado lo encantada que está con el club de lectura. "Me parece un auténtico lujo contar con los comentarios de un conocedor de la literatura como es Eugenio Fuentes. Valoro mucho su opinión. La selección de libros que hemos tenido me ha parecido muy acertada, pues hemos tocado tanto autores españoles como extranjeros. En cuanto a géneros, hemos leído todo "tipo"de narrativa: el relato estremecedor de Fernando Aramburu en "Los peces de la amargura", la bella narración de la mujer justa de Sandor Marai y la escritura impecable de Javier Cercas en "Anatomía de un instante". Nos hemos atrevido con un clásico imprescindible como es Ivan Turguenev y hasta con la poesía de Juan Carlos Mestre. Valientes somos... desde luego... Yo nunca había participado en un club de lectura y tenía mis dudas de si iba a estar a la altura o simplemente si iba a encajar en el organigrama de este tipo de actividades, pero he tenido mucha suerte porque los compañeros son gente muy respetuosa con el turno de palabra y amante de la lectura. El hecho de que cada uno aporte algo a la charla la enriquece muchísimo. A mí me ha pasado en más de una ocasión que iba un poco "chafada" con la lectura que llevábamos para comentar porque no me había gustado mucho, y he salido de la reunión con un concepto totalmente diferente del autor y del libro y todo se debe a las aportaciones de unos o de otros.
La verdad es que es maravilloso que personas totalmente desconocidas entre sí se vean vinculadas por un único hecho, que es el gusto por la lectura.
Mi balance del club es, pues, muy positivo. Espero que se siga
contemplando esta actividad para el curso que viene. Me encantaría.


Fernando nos cuenta que ha sido la primera vez que ha participado en un Club de Lectura. "Hasta la fecha lo más parecido como experiencia fue que en una cena con un grupo de amigos, los cuales nos solemos juntar para comer o cenar cinco o seis veces al año, se nos ocurrió (casi todos somos grandes lectores), ponernos como tarea leer no un libro concreto, sino uno sobre un tema o personaje en particular, para así tener más variedad bibliográfica (el Ché Guevara y Mata-Hari, entre otros fueron algunos de esos personajes). Fue un éxito porque gracias a la lectura introducíamos un nuevo elemento que evitaba que las conversaciones derivaran siempre a los consabidos temas comunes: niños, casa, trabajo, etc. Lo repetimos durante varias veces hasta que el interés se fue diluyendo, pero supuso un buen punto de partida para dar el salto a un Club en toda regla en cuanto se nos dio la oportunidad.
Para mí la experiencia está siendo totalmente positiva. Desde niño siempre me gustó leer, de hecho en la escuela era ahí donde más destacaba, gracias a mi padre que puso especial empeño en que mis hermanos y yo aprendiéramos a leer y escribir correctamente. De adolescente frecuentaba la biblioteca con asiduidad y podía pasarme horas y horas rebuscando por los pasillos de las estanterías llenas de libros de la antigua biblioteca del Palacio de la Isla, donde me embelesaba viendo al funcionario rebuscando con paciencia en los cajones de madera llenos de fichas oredenadas alfabéticamente y más tarde cuando abrieron la nueva biblioteca en su actual emplazamiento y llegaron los ordenadores. He leído mucho y de todo tipo de géneros, de novela policiaca y de misterio hasta los típicos "best sellers", pasando por literatura de autores extremeños (gracias a mi mujer, que se empeña y con acierto), poesía, biografía, cómic, etc. He tenido épocas también en la que no tocaba un libro en meses porque había perdido el hábito debido a la intromisión de otras formas de entretenimiento como el cine o la TV, pero siempre vuelvo a los libros. En la actualidad suelo leer de promedio aproximadamente unos cincuenta libros al año y ciertamente es como un vicio, muy sano, eso sí, pero vicio al fin y al cabo y que hay que dosificar.
Sirva el rollo que os he soltado como introducción acerca de lo que significa para mí leer. Por todo ello ni que decir tiene que todo lo relacionado con la literatura me interesa: presentaciones de libros, conferencias, y por supuesto el Club de Lectura. Antes de nada me gustaría dejar constancia y así pienso hacerlo saber esta tarde, que es un auténtico lujo contar con un escritor de la talla de Eugenio Fuentes como coordinador del Club. Ya había leído algo suyo, pero tras "Si mañana muero" se ha confirmado, para mí, como un extraordinario narrador, hilando una historia hermosa y desgarradora ubicándola en un tiempo y un espacio que ha dejado cicatrices para siempre en la historia de este país pero que a la vez tiene algo que fascina y engancha, siempre en mi humilde opinión, por supuesto: felicidades, Eugenio.
Volviendo, ahora sí, al Club de Lectura, decir que a mí, como me encanta hablar de libros, me resulta muy gratificante acudir a las reuniones. Me gusta todo: por supuesto las opiniones de los demás tertulianos (coincidan o no conmigo); las acertadas precisiones de Eugenio sobre literatura; el entorno, que me encanta, porque estar entre libros siempre resulta acogedor y parece que predispone positivamente; la incógnita de cual será el siguiente libro escogido... No hay ningún pero que poner, bueno, si acaso que se termina esta temporada. Pero volveremos la próxima con renovados ánimos, yo por mi parte aporto una primera sugerencia para el próximo curso: "El olvido que seremos" de Héctor Abad Faciolince (2007, Seix-Barral). Sé que está en uno de los lotes de libros, no se si de la BPE o de la Junta, habrá que verlo.

Teresa nos cuenta que es lectora desde niña, "siempre me ha ayudado a superar momentos difíciles o a acompañarme en los buenos momentos, pero nunca había participado en un club.Ha sido una experiencia gratamente enriquecedora, coincidiendo un grupo de personas desconocidas hasta ahora , con un solo nexo, el gusto por leer. Hemos descubierto nuevos autores, otros olvidados o reencontrados... pero lo más importante, las opiniones personales que cada uno ha ido aportando, enriqueciéndonos y aprendiendo de todos, han sido unos compañeros de lectura excepcionales. Y la mayor satisfacción, haber tenido a EUGENIO FUENTES como coordinador, todo un privilegio conocerle personalmente y aprender tanto de él. Gracias y hasta el próximo curso.

¡BUEN VERANO A TODOS! Yo terminaré de disfrutar de la estupenda “Si mañana muero”.

________________

Y aprovecho también para deciros que por supuesto que seguiremos el curso que viene.