Cabecera

Cabecera

domingo, 7 de diciembre de 2014

Los reinos de la casualidad, Carlos Marzal (diciembre)

Con el mes de diciembre, recuperamos esta magnífica novela del poeta valenciano Carlos Marzal, publicada en Tusquets en el año 2005.
Supone una sorprendente incursión en el género narrativo por parte de este escritor, que nos recomienda Sebastián Paniagua.

Los reinos de la casualidad es la primera novela del reconocido poeta Carlos Marzal. Está dividida en seis partes- círculos- que se corresponden con cada uno de sus protagonistas. Los cinco primeros son monólogos en los que los personajes, amigos desde el colegio, nos cuentan sus recuerdos y nos ofrecen distintas reflexiones sobre la vida. El sexto está dedicado a Carlota, viuda de un amigo común y fallecida mientras celebraban todos juntos una cena. Esta parte, la más extensa del libro, está escrita en tercera persona.
La novela destaca por su riqueza verbal, por su prosa elaborada muy cercana al lenguaje lírico en muchos casos, por su variedad léxica y la densidad conceptual. Por todas estas razones, requiere una lectura pausada, muy lenta, para poder degustarla en su plenitud. Y nada más (¡y nada menos!) porque es un relato en el que, por encima de lo que se narra, destaca la manera en que se narra. Todo gira en torno a las relaciones humanas de estos personajes que avanzan en historias yuxtapuestas como círculos concéntricos que se van entrecruzando casualmente.
La literatura dentro de la literatura es otro de los temas que tenemos que destacar en ella, representada, por ejemplo en el personaje de Peigneux (escritor) o en la propia Carlota, coleccionista de títulos de obras, además de múltiples reflexiones sobre las grandes obras de la literatura, como es el caso de El Quijote.
como por las reflexiones sobre obras literarias, sobre todo El Quijote.
En Los reinos de la casualidad es importante, asimismo, el humor. Destacamos el magnífico episodio escatológico del coprófago, fantasía de un neurótico que supera su estado larvario.
La novela se extiende hasta ochocientas páginas de excelente literatura, escritas solo para el placer de leerlas y para disfrutar de la palabra.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.