Cabecera

Cabecera

miércoles, 4 de febrero de 2015

Travesuras de la niña mala, Mario Vargas Llosa (febrero)

Pilar Sánchez Gilo nos trae para este "mes del amor" la lectura de esta entrañable novela.

Para este mes frío, y seguramente desapacible, de febrero, os quiero recomendar esta novela publicada en 2006 por el escritor peruano (Premio nobel de Literatura en 2010) Mario Vargas Llosa.

Travesuras de la niña mala es una obra interesante por distintos motivos. Primero, por lo acertado de su título, que nos atrapa desde la portada y nos avanza ya, desde el primer momento en que reparamos en él, dos aspectos muy atractivos y cálidos de su trama: la seducción y el juego.
En segundo lugar, porque,según declaraciones del propio autor, es su primera novela de amor, y "de un amor desligado de toda la mitología romántica que lo acompaña siempre".
Finalmente, y sobre todo, porque a medida que avanzamos en la narración de la mano de los dos antagonistas (el niño bueno y la niña mala), descubrimos que, en realidad, es una novela de exploración íntima, de contrastes violentos, de claroscuros, de encuentros y despedidas, de ambiciones y generosidades, de aventuras y rutinas, de emociones sentimentales (que rayan incluso en lo cursi o repetitivo) y de explícitas sensaciones eróticas..., como la esencia misma del sentimiento amoroso, de múltiples y cambiantes rostros contradictorios, aunque complementarios: divertido, pero trágico; tierno, pero malvado; débil, pero fuerte; doloroso, pero placentero; eterno, pero caduco.
Y como trasfondo, el contexto social de toda una generación a partir de la segunda mitad del siglo XX, pues cada capítulo se sitúa en una ciudad y en un momento de cambio político-social distinto (Lima, París, Londres, Tokio y Madrid), lo que nos permite un viaje entretenido y entrañable por lugares, hechos y épocas que ,a partir de los años 50, y durante cuatro décadas, han ido marcando la historia más tumultuosa y significativa reciente. Particularmente, me gusta de forma especial la recreación adorable del París de los cafés, las tertulias, las buhardillas y los bohemios, y del ambiente hippie londinense de los años 60.
En suma,Travesuras de la niña mala es una narración perfectamente construida, sencilla, con personajes reconocibles y quizás atípicamente románticos, pero que engancha y ,además, sorprende el final... ¿A qué esperáis para leerla?...¡Hala, a disfrutar...!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.