Cabecera

Cabecera

jueves, 16 de abril de 2015

Años interesantes. Una vida en el siglo XX, Eric Hobsbawm

Pepe Hinojosa reflexiona este mes de abril sobre si puede resultar interesante leer una autobiografía de un historiador.
Entre los lectores resulta habitual señalar la dificultad que representa abordar cualquier ensayo histórico. La competencia con la obra literaria se suele saldar con una retirada “vergonzosa” del conocimiento histórico. No obstante esta realidad puede ser matizada en algunas ocasiones y por ello resulta de interés dar a conocer aquellos casos que suponen un revulsivo para atraer al desconfiado lector.
La autobiografía del historiador británico Eric Hobsbawm, Años interesantes. Una vida en el siglo XX (Barcelona, Crítica, 2003) resulta ser un claro ejemplo de lo apuntado más arriba. No pretendo hacer aquí una reseña de este libro y mi intención no es otra que indicar algunos motivos por los que cualquiera de nosotros puede afrontar la lectura de las casi cuatrocientas páginas de esta obra escrita en plena vejez del autor.


En primer lugar está el interés por el personaje, pues no en vano estamos ante una autobiografía. Y uno de los rasgos que definen a nuestro protagonista es su carácter cosmopolita. Hobsbawm resulta ser un británico de origen judío, nacido en Alejandría (Egipto) en 1917, educado en su niñez y adolescencia en Viena y Berlín, residente en Gran Bretaña desde 1933 hasta su muerte en 2012, aunque con numerosas estancias en otros países.
Otra característica a destacar es su importante aportación al conocimiento histórico; de hecho, fue caracterizado como “el historiador vivo más conocido” a principios del siglo XXI, y todo ello se percibe claramente en este libro.
Pero quizás lo que resulta más atractivo de esta obra es la interrelación desarrollada entre el personaje y los acontecimientos del siglo que le tocó vivir, el corto siglo XX. Aquí encontramos páginas extraordinarias que nos permiten conocer el ascenso del fascismo, la consolidación de la alternativa soviética, la evolución de la Guerra Fría, el surgimiento del mundo de la globalización, la crisis de la URSS, etc. Y todo ello visto desde la perspectiva de un peculiar y crítico militante de orientación marxista durante toda su vida.
No cabe duda de que hay muchos más motivos para leer Años interesantes. Una vida en el siglo XX. Espero que con los aquí apuntados algún avezado lector sienta curiosidad por conocer la vida de un historiador al que por cierto le encantaba el jazz y escribía con un estilo brillante y ligero.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.