Cabecera

Cabecera

jueves, 29 de octubre de 2015

Bibliomascota

Poesía visual. 
No solo por crearla con tan elementales materiales -papel, un alambre...-, también por la elección del abanico, por su dimensión metafórica: el libro nos da aire cuando nos asfixiamos y nos refresca en el bochorno; se puede abrir y cerrar a discreción y siempre da el mismo rendimiento; vale no solo para los toros en las filas de sol, también para el complejo lenguaje teatral de los abanicos en los palcos... ¡Y además no puede haber abanicos digitales!
(Eugenio Fuentes)
Gracias, Guadalupe, por este regalo. Nuestra biblioteca ya tiene mascota.
Pero...
¡No tiene nombre!
Os invitamos a todos a hacer vuestras propuestas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.