Cabecera

Cabecera

jueves, 3 de diciembre de 2015

El príncipe Feliz en el Centro Penitenciario


Así comienza el célebre cuento de Oscar Wilde. Su protagonista, la estatua dorada de un príncipe, contempla la ciudad desde su pedestal. Desde allí, es testigo de injusticias que provocan su tristeza y le hacen llorar. Una golondrina se convertirá en su gran aliada para luchar contra ellas.

Alberto, Israel, Mª Jesús y Javier fomentan la lectura en las aulas del Centro Penitenciario con este cuento de hadas. Allí, el libro se convierte en un espléndido amigo que ayuda a los reclusos a evadirse de la realidad y con el que pueden saltar los muros porque las historias les permitirán volar hasta muy lejos.

Tras la lectura en voz alta, que fomenta además su autoestima y permite aunar esfuerzos para la comprensión del texto, el debate, que les conduce a la reflexión no solo sobre la historia que acaban de conocer, sino sobre la suya propia.

Nuestros compañeros nos cuentan que es una tarea complicada por las condiciones en las que se desarrollan las clases. Es imposible, por ejemplo, acceder a Internet; resulta complicado trasladar volúmenes gruesos de un lugar a otro; faltan fondos en la biblioteca… Las condiciones externas no son favorables, efectivamente. Pero sí lo es el entusiasmo y la ilusión con que ellos abordan este reto.

La actividad está enmarcada en las propuestas para el desarrollo del Plan de Lectura, Escritura y Acceso a la Información del Departamento de Comunicación.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.