Cabecera

Cabecera

viernes, 11 de marzo de 2016

Todo por la patria, José Luis Fernández Martín

A propósito de esta lectura, nuestro compañero Pepe Calvarro nos cuenta su relación con el autor y nos hace una sinopsis de la novela.
Gracias a José Luis Fernández Martín por la atención que nos ha dedicado regalando a nuestra biblioteca un ejemplar de su libro.
Conocí a José Luis hace muchos años. Crecimos juntos en medio de un nutrido grupo de chavales, en el internado, única opción para los padres de pueblo que llevaban a sus hijos a estudiar. Nuestra vida transcurría entre clases, estudios, recreos, actos religiosos y bromas más profanas e inocentes. Nada presagiaba el devenir futuro de cada uno.
Años más tarde, las circunstancias de la vida fueron desmembrando aquel apacible rebaño y la mayoría de nosotros perdimos el contacto con casi todos los demás al integrarnos en otros grupos y cultivar otras inquietudes.
La vida, que gira siempre en el mismo lugar y en la misma dirección, recientemente volvió a unirme a José Luis, en otra escuela, por supuesto, como compañeros de clase. Así supe de sus habilidades de escritor y él de mi trabajo en el CEPA de Cáceres.
He sido, naturalmente, el primero en leer el libro que ha regalado para la biblioteca de mi centro; y fruto de mis impresiones son estas breves líneas.

Se trata de una historia coral, que envuelve a los guardias civiles con los grupos maquis y con la gente del pueblo, en el marco del corazón de nuestra tierra, la de José Luis y la mía, el noroeste de Extremadura, muy poco antes de que naciésemos. Y todo ello aderezando los infinitos del Hombre: la danza eterna del amor y la muerte.
El paisaje vital que arropa la acción es el de mi infancia: las actividades en casa, las labores en el campo y las palabras que las describen, que titilan en mi memoria y me arrastran a las emociones vividas hace sesenta años.
No es una novela maniquea, con buenos buenísimos a un lado y malos malísimos al otro. Todos tienen motivos para ser como son, sus razones para actuar como lo hacen. Todos son seres humanos con sus virtudes y sus miserias, sus aciertos y sus errores, sus ideologías, sus fidelidades, sus expectativas y sus dudas. Como en la vida, en cualquier bando hay personajes más humanos y razonables y otros más crueles y obcecados, que no saben o no quieren ver al ser humano que está detrás de cada acción y que no dudan en causar dolor extremo con la coartada del deber y la disciplina.
El leitmotiv de la acción es un hipotético intento de atentado contra la vida del Generalísimo con ocasión de su asistencia a la inauguración, (¿cómo no?) de un pantano en el norte de Cáceres.
La novela relata los últimos momentos de la resistencia guerrillera contra el estado franquista, al perderse la esperanza en la intervención internacional y diluirse en la desesperanza, el terror y la represión el apoyo popular a los combatientes.
La tragedia que culmina la trama, y que es el hecho que fundamenta la fabulación, se produce irónicamente después de ordenarse la disolución de la guerrilla.
La tela de araña que enreda a los personajes está tejida con maestría y nos lleva paso a paso, pero irremisiblemente al trágico final, endulzado por el hecho de que al final la vida es más fuerte que la muerte, que tras una muerte surge una nueva vida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.