Cabecera

Cabecera

viernes, 24 de junio de 2016

Me llamo "S"...

Mi experiencia en el Club de Lectura de portugués

Estimados lectores, me llamo “S” y me dirijo a ustedes para relatarles mi opinión personal sobre el Club de lectura de portugués que se ha impartido a lo largo del curso 2015/2016, en el cual he participado activamente durante este tiempo.

Empezaré explicando que soy portugués y que, de los 38 años que tengo, llevo 34 en España, así que tomar la decisión de asistir a dicho club para mí fue fácil. Cuando empezamos el curso pensé que sería aburrido, pero la verdad es que me llevé una grata sorpresa. A título personal diré que me ha servido para reencontrarme con mis raíces, mi lengua y mi cultura, además de servirme para relacionarme con otros compañeros.

Al principio iba con la idea preconcebida de que sería algo como leer algún texto y luego comentarlo, ¡pero no!, se trataba de leer un libro en concreto, prepararlo y reunirnos un tiempo después para debatirlo y sacar nuestras propias conclusiones. Y reconozco que en ese sentido me lo he pasado “bomba” debatiendo mis puntos de vista y los de mis compañeros, con el incentivo de poder hacerlo en mi lengua materna. También pensaba que solo asistiríamos portugueses y qué grata sorpresa fue la mía cuando vi que a dicho curso además asistían brasileños, angoleños, españoles…, lo cual me hizo comprender el auge de la cultura portuguesa y darme cuenta de su valor.

Respecto a los libros, reconozco que fue emocionante darme cuenta de que podía leerlos con facilidad a pesar del tiempo. De todos los libros leídos durante el curso yo destacaría el primero, Para onde vão os guarda-chuvas (Afonso Cruz), y el último, titulado Capitães da areia del autor brasileño Jorge Amado, que narra una triste historia sobre los “meninos da rúa”, y que seguramente nos proporcionará un bonito debate en la próxima reunión del grupo.

Otra de las cosas que me ha fascinado ha sido la gran colaboración por parte tanto del personal docente del centro como de diversas personas del exterior, que debatían y hablaban con nosotros de tú a tú, sin trabas ni tapujos, pero siempre en portugués.

En definitiva, mi experiencia en el Club de lectura de portugués ha sido especialmente gratificante. La única pega que yo pondría es la escasez de tiempo del que disponemos para dicha actividad, pero teniendo en cuenta el esfuerzo que el personal del centro y el de afuera realiza para mantener activa esta actividad sólo tengo una cosa que decir al respecto: ¡muchas gracias!, o mejor aún, ¡MUITO OBRIGADO POR TUDO!

Fdo.: S.A.G.F.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.