Cabecera

Cabecera

jueves, 6 de abril de 2017

Mujer adelantada a su tiempo

¿Fue Gloria Fuertes una mujer adelantada a su tiempo? ¿Le resultó fácil dedicarse a la poesía en un mundo de hombres poetas?



Fueron muchos los obstáculos que Gloria tuvo que superar para llegar a ser la gran poeta que fue. En primer lugar, el hecho de ser –en los años del franquismo- mujer, lesbiana y sin estudios universitarios. No olvidemos que entró por primera vez en una universidad –como ella misma contó- para dar clases (En Estados Unidos). 

“Tenía un amor prohibido y era feliz / Escribía libros prohibidos y era feliz”.

Además, Lucía una estética muy peculiar, que todos conocemos: vestía con corbata y trajes chaqueta masculinos y, a su vuelta de Estados Unidos, añadió una boina a su atuendo; se paseaba en moto por las calles de Madrid.



Pertenecía al bando de los vencidos y, por si no tuviera suficiente con las trabas sociales y culturales, las que encontró dentro de la familia. Su propia madre no soportaba que se dedicara ni a leer ni a escribir y la castigaba por ello. Y, a pesar de todo, fue poeta y escribió versos.

“Hago versos, señores, hago versos”

Los primeros publicados, con solo 14 años, bajo el título Niñez, juventud, vejez. Y, aunque lamentablemente muchos la siguen identificando casi exclusivamente con la poesía infantil, fue una de las grandes voces femeninas de la poesía española de la posguerra.

Sin embargo, sus inquietudes no se acababan ahí. Fue una mujer muy adelantada a su tiempo que luchó con ahínco, en un contexto sociopolítico absolutamente opuesto a sus ideales, por difundir la cultura en nuestro país y por hacerla llegar hasta las clases más desfavorecidas. Con esta intención, organizó la primera biblioteca infantil ambulante para pueblos pequeños llevando libros adonde estos no llegan por falta de dinero o por el analfabetismo que todavía existía en España.

“A los que no compran libros (porque allí no llega el libro, o el dinero o la alfabetización), yo, humildemente, les llevo mi libro, en mi voz, cascada y rota, en mi cuerpo, cansado y ágil”.

En 1947 fundó, junto con otras autoras españolas, el grupo femenino "Versos con faldas", que recitará poesías en locales por todo Madrid durante dos años. La propia Gloria nos lo recordaba así:

“En el país de los ciegos el tuerto es el rey, y la tuerta era yo (tan sólo escribía en esos momentos Carmen Conde). Yo entonces recitaba mucho en reuniones, universidades, casas regionales, tabernas…, y así era muy conocida. Porque yo era un poeta muy medieval, iba por los pueblos diciendo mi poesía. Hace 34 años nos reuníamos un grupo de mujeres para leer nuestros poemas. Allí podía entrar la gente; poco a poco fueron llegando hombres: poetas, periodistas, etc. De todas las que participábamos solamente Carmen Conde y Gloria Fuertes son conocidas. ¡Fíjate qué pena! ¡Cuántos son los llamados y qué pocos los escogidos! Pero hay que seguir luchando y escribiendo para llegar”.
Ella jamás se resignó a ser una mujer dedicada a lo que entonces se consideraban labores de mujer. Es verdad que a los seis años “ya sabía mis labores”; pero también que antes, a los tres, “ya sabía leer”.

Con Antonio Gala, Rafael Mir y Julio Mariscal fundó en 1950 la revista poética Arquero, de la que fue directora hasta 1954.

Entre 1955 y 1960 cursó estudios de Biblioteconomía e Inglés en el Instituto Internacional y casi a la par (desde 1958 hasta 1961) trabajó como bibliotecaria en el Instituto Internacional: 

“Mi jefe era el libro. ¡Yo era libre!”

Desde 1961 a 1963 residió en los Estados Unidos al obtener una beca Fullbright de Literatura Española, impartiendo clases en varias universidades. A su vuelta, dio clases de español para americanos en el Instituto Internacional.

Trabajó incansablemente hasta que, en 1972 obtuvo una Beca March para Literatura Infantil. A partir de entonces, pudo dedicarse por entero a lo que más amaba, la poesía. Y pudo, también, ayudar a los jóvenes poetas. Para ellos, colaboró en el proyecto Aldea poética, destinado a que estos pudieran publicar sus textos en una antología.

“Gloria Fuertes va unida a humor, a pelo canoso, a “Un globo, dos globos y tres globos”, y a la parodia de “Martes y 13”. Pero también es la historia de una luchadora que reivindicó durante años el espacio que se merecía la comunidad lesbiana, la historia de una persona que nunca siguió las reglas establecidas y que amparó a los más desfavorecidos”. (Elena Castro (profesora titular de literatura contemporánea española y crítica literaria en la Universidad de Luisiana).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.