Cabecera

Cabecera

martes, 2 de mayo de 2017

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl

El club de lectura de la escuela del Centro Penitenciario de Cáceres y el club de lectura del Centro de Adultos que coordina Araceli Rubio, han compartido lectura e intercambiado esta experiencia lectora con opiniones e impresiones que nos han sugerido la lectura de este libro.

En él, su autor, Viktor Frankl narra su experiencia como superviviente en los campos de concentración nazis y ello le llevo a desarrollar la logoterapia (psicoterapia centrada en el sentido de la existencia humana y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre).

El autor llega a la conclusión que existe en el hombre una libertad interior que nadie puede arrebatarle ni en las circunstancias más difíciles y esto generó un interesante debate, teniendo en cuenta la situación de privación de libertad en la que se encuentran nuestros lectores.
Por ello destaco aquí algunas de sus opiniones: 


Daniel: “El libro me ha parecido muy interesante y en algunos momentos me he sentido identificado con el autor cuando describe ciertas situaciones o experiencias que ha vivido en el Lager, como las conversaciones sobre la comida que añoraban o el despertar por la mañana y descubrir que no estás en casa, sino que estás en un habitáculo muy pequeño, privado de libertad, lejos de la familia. También me ha servido de autoayuda, porque aunque sufrieron mucha (hambre, maltrato físico y psicológico, trabajos forzados…), muchos no sobrevivieron pero los que lo consiguieron, lo hicieron gracias a que se marcaron un objetivo, una razón para vivir: volver a estar con sus familias, recuperar la vida que tenían antes del encierro. Me parece un buen motivo para soportar cualquier tipo de sufrimiento”.

Para Marcos:”El ser humano es el único animal que se empeña, no sólo en repetir, sino en perfeccionar las atrocidades cometidas contra su propia especie, utilizando para ello su intelecto”.

Para Tae es “un libro muy productivo que nos enseña a afrontar las situaciones difíciles de la vida con un poco de esperanza”.

Marcelino destaca:”la capacidad del ser humano para aguantar el dolor y el sufrimiento de tantos años de maltrato psicológico y físico”.

Elegimos para concluir la frase de Nieszche que el autor destaca: “Quién tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor identifícate.